Festival Nacional Infantil de Música Andina Colombiana
«Cuyabrito de Oro»

Este hermoso camino, comenzó en abril del año 2001 en la ciudad de Armenia, en el Parque Rafael Uribe Uribe. Durante los años 2012, 2013 y 2014 el Festival se realizó en el municipio de Montenegro – Quindío. En el año 2015 retornó a su ciudad de origen, Armenia.

Objetivos Generales

Brindar un espacio en la ciudad de Armenia, Quindío, en el cual niñas, niños y jóvenes de nuestra región y el país, muestren su talento en las danzas, el canto y en la interpretación de instrumentos.

Proyectar el trabajo regional que hacen en las diferentes escuelas de música y danza.

Formar líderes y gestores culturales para que sean ellos quienes le den continuidad a certámenes como el nuestro, pero que además, generen otros espacios que le permita a las nuevas generaciones mantener vivas sus raíces.

Objetivos Específicos

Generar un espacio donde los participantes puedan dar a conocer, proyectar y fortalecer los procesos de formación artística en instrumentos, danza, composición y cantos tradicionales de nuestra región y de todo el territorio nacional.

Servir de plataforma para proyectar y fortalecer artísticamente a los nuevos talentos de nuestra región y de todas las regiones del País en la composición, la danza, en la interpretación vocal y la ejecución de los diferentes instrumentos musicales

Descubrir los nuevos talentos infantiles y juveniles que se destaquen en la danza, en la interpretación vocal, en la ejecución de instrumentos musicales de nuestra región y de todo el territorio nacional, que siguen procesos musicales y de la danza enfocada a la conservación de nuestras tradiciones

Motivar al público infantil para que conozca todos los ritmos de la región andina colombiana y aprenda a quererlos e identificarse con ellos. – Seguir siendo el lazo de interacción y comunicación entre niños y adultos, dentro de este espacio musical.

Fomentar la afluencia de turistas al Quindío, toda vez que el evento promueve el interés de muchos visitantes y en este sentido el Festival estimula el turismo cultural. Somos parte del paisaje cultural cafetero